Wednesday, 30 December 2009

CLEOPATRA TRIPTEASE

El trabajillo de la gran cineasta Elena Clemente se ha perdido en 'older posts', así que para sus fans, vuelvo a ponerlo aquí:
AVISO: No apto para menores de seis meses


video

Sunday, 27 December 2009

Extractos de Cleopatra

Se me olvidó decir, se puede encontrar los dos primeros capítulos de la novela casi enteros aquí (para los que no creen en la publicidad engañosa!!)
www.bemonline.com/portal/index.php/avances-editoriales-fondo-34/1069-iquien-necesita-a-cleopatra-ajec
Y basta, adiós a Cleo!!!! No la aguanto más. Ahora es cosa de Los Reyes.... (Por cierto, si alguien compra directo de mí, hay descuento de 4€ (lo que normalmente llevaría el librero)

Saturday, 26 December 2009

THE SPIRIT OF CHRISTMAS

Estas chicas demuestran qué es el espíritu de la navidad - compartir apaciblemente la felicidad.


Éstas no: cada una está empeñada en quedarse con el último ejemplar del libro en la oficina. Seguramente, el Espíritu de Navidad les contempla con decepción y tristeza.

Pero por lo menos estas chicas demuestran un vivaz interés por la gran literatura universal, mientrás que este chico se ha quedado frito después de haber leído media página.


¿Y fuera de la oficina? Las cosas no son mucho mejores. Esta señorita ha tratado al insigne autor con delicadeza y tacto, pero algo le dice que no le interesa demasiado su libro...

¿¿Y qué se puede decir de esta escena vergonzosa?? Mirad cómo han reaccionado estas dos brujas a la oferta del autor de regalarles un ejemplar del libro.

Pero Redwood no desespera. Después de todo, estamos en navidad; en Belén un Niño acaba de hacer su primera caca divina. Nuestro autor sueña con que en algún país lejano, en Never Never Land, dos jóvenes has avistado otra Estrella, en el Oeste, y vuelan al lugar del Nacimiento de este libro tan espiritual...

Monday, 21 December 2009

Dos reseñas de ¿QUIÉN NECESITA A CLEOPATRA?

http://www.via-news.es/index.php?option=com_content&task=view&id=29328Itemed=42
(hay que hacer clic en 'reseñas libros' a la izquierda)

http://libros.ciberanika.com/letras/r/p04995.htm

Que el Señor les bendiga a estos dos señores.

LA CRISIS EXPLICADA

Se habla mucho de la crisis en España, y se culpa a los yanquis, a los banqueros, a Francis Drake, a la corrupción unbanística... ¿Pero qué pasa realmente en las oficinas donde se supone que la gente trabaja duro? Actuando sobre un soplido, hemos ido con nuestra cámera oculta a investigar una oficina típica en una pequeña ciudad del norte. No podemos revelar el nombre de la empresa, o de ninguno del personal, dado que se dedica a fabricar un nuevo virus que únicamente sea mortífero contra los guiris que viven en sus guetos del sur y en las islas y abusan del sistema sanitario.

La chica de Recepción nos había visto desde su puesto de observación y fingía (de un modo poco convincente) estar trabajando.



"Me siento triste. He saboreado la pura felicidad leyendo este libro, y todo lo que me queda por experimentar en la vida debe necesariamente ser algo inferior."

El libro en sus manos nos atrajo la atención. ¿Sería un manual de trabajo? ¿O algo más ameno, como por ejemplo la nueva encíclita vaticana sobre cómo disfrutar plenamente del sexo? Perplejos, nos adentramos más en la oficina, y encontramos a la mascota de la empresa, un gato erudito que llevaba el nombre un poco inusual de 'Calcetines', y se interesaba mucho por la historia.

"Vale, vale, sólo soy un gato, me dejé llevar un poco cuando fui a la librería. Pero el libro tenía tan buena pinta, y mi dueño había traducido el otro..."


Pero, unos segundos después, imaginad nuestra sorpresa al ver esta escena tan tierna y conmovedora. ¿Quién ha dicho que el romance no existe entre los jóvenes?



"¿Este pesa'o no entiende que hay cosas más importantes que el matriminio?"

Era increíble. Todo el mundo estaba leyendo el mismo libro. Algunas embelesadas...


"No sé si reirme o rezar por el alma del autor."


Otros con intenciones más dudosas tratan de sacar provecho del tirón del libro.



"Je je je, este libro la va a poner en tan buen humor que... bueno, creo que mis posibilidades son bastante buenas."


Otros francamente perplejos...


"Pero qué c... tiene esto que ver con la antigua Egipto?


Otros en estado de shock...


!Díos, como buena católica que soy, qué demonios hago leyendo estas cosas? ¿Gente comiendo palomitas y bebiendo Fanta en la Crucifixión?


Otros no cambian su postura normal incluso teniendo a su alcance un libro tan brillante.


"Zzzzzz... tres ovejas, cuatro, cinco ... venid, venid, mis corderitos, a mi hornito tan bonito y calentito..."


¿Será posible? El tipo que vimos al entrar no ha perdido ni cinco minutos lamiéndose las heridas emocionales."


"El pobre tío cree que me estoy riendo de sus chistes sobre caracoles, cuando la verdad es que es este libro que me hace reir a carcajadas."


Ay, qué triste. Parece que la primera chica se arrepiente de haber sido tan brusca con su pretendiente. No hay nada como los celos para despertar la pasión. Ay, la pobre, qué amargura debe de estar sintiendo al ver al barbudo haciéndose el gracioso con otra chica - una rubia, para más inri!


"¡Algún cabrón me ha robado mi libro! Me fui al baño, y al volver (sólo una hora más tarde), ya no está. Pero ya sé quién ha sido. Y le voy a dar una lección que te cagas.."


Pero... ¿Quién es ese? Un momento... no puede ser... pero sí, ¡es el mismísimo Steve Redwood! El casi mítico autor de El pescador de demonios! Ahora entendemos porque toda la gente arriesga su puesto de trabajo leyendo su nuevo libro. Pero, ¿le pasa algo? ¿Tan viejo es, tan ... transparente, tan... etéreo?? Da la impresión de que ya se ha pasado a mejor vida..

"Sí, sí, Stieg, lo mismo pasó conmigo. Nada más morir yo, descubrieron que mis libros eran obras maestras, y ahora mi hija ilegítima es multimillonaria."

Se ha ido el Gran Jefe. La plantilla se relaja. Una se relaja tanto que incluso su pelo se pone muy cómodo.


"¡Vaya, ese Caín se parece un poco a mi último novio!"

Nadie era inmune al poder del libro, ni siquiera esta señorita con pinta tan respetable.


"¡Valgame díos¿,que estoy viendo! Tendré que esconder el libro debajo de la cama."



Algunos querían jactarse de su cultura, y no sólo no trataron de simular que estaban trabajando sino abiertamente mostraron el libro con orgullo.



"Por qué tengo que aguantar esto?"


Había quienes que, como los 12 discípulos, tenían ganas de convertirnos en seguidores del gran autor.


"Mira, lo he comprado. Eso es suficiente. Soy joven. Tengo cosas que hacer, bailes, botellones, fiestas... ¿No esperarás que lo voy a leer también?"



Otros eran más discretos, al no querer que se les molestaran.


"Pero el protagonista de este libro es casi peor que mis compañeros de mesa!"

Había una chica por lo visto tan enfrascada en el libro que no estaba dispuesta a perder ni un segundo de su lectura haciéndose una foto.


¿Por qué precisamente hoy me ha salido un grano tamaño Monte Vesuvio?

¡Oh oh drama! La morenita de antes estaba tan desolada no por la actitud poco fiel del ligón hirsuto sino porque le habían robado el libro. Ahora se enfrenta al culpable, que no está dispuesto a rendirse fácilmente. ¡Uff! Los jóvenes de hoy en día son unos salvajes...


"Y la próxima vez no será tu cuello, sino tus hue... Ya estás bajo aviso!"


Por desgracia, hay otros signos inequívocos de codicia y rencillas latentes. Cuando el premio es grande, se estalla la violencia


"Jo'er, la criatura no cree que voy en serio! ¿Será tonta? ¿O simplemente suicida?"


Bueno, pero al menos los jefes estarán arrimando el hombro, ¿no? Pero, ¿qué es esto????

"Si me pillan, diré que estoy enseñando a Kung Fu Panda a apreciar la buena literatura."


º¿Y este caballero tan pulcro? ¡Pero qué morro! Nada de discreción...


"Quién necesita fumar cuando tiene un ¿QUIÉN NECESITA A CLEOPATRA?


Se ve que esta empresa es un desastre. Pero siempre hay un grupo de personas imprescindibles en cualquier compañia, a los que ni se les ocurriría dejar de trabajar, estuviera el Gran Jefe o no...


"Si creen que voy a seguir trabajando mientrás ellos se ríen de mandíbula batiente..."


Muy decepcionados, salimos de la empresa. España no va bien. Es obvio que la maligna influencia de ¿QUIÉN NECESITA A CLEOPATRA? se ha insinuada por toda la sociedad, como el 'invisible worm' en la manzana del poeta Blake. Y parece que hemos topado por casualidad con el foco de la infección. ¿Por qué precisamente aquí, en esta modesta empresa? Nada más salir, encontramos la respuesta. ¡Miedo! Ha sido por miedo! Hay un loco de remate por allí...







Sunday, 6 December 2009

NO HAY QUIEN PARE A CLEOPATRA


Las ventas de ¿Quién necesita a Cleopatra? están batiendo records. Se venden en las tiendas chinas, en tiendas de lencería, en los kioscos de la ONCE, en las chabolas en las afueras de Madrid. Hasta se canjean en la calle Montera por otro tipo de placeres.
¿Cómo se explica? Bueno, el autor tenía un enchufe un tanto especial:

Redwood haciendo la pelota al Niño para asegurarse unas ventas respetables



También prometió que le daría el teléfono de Izzy a cualquiera que comprara el libro (mentía...):

Izzy, la primera grupi del insigne autor




La gente se extrañaba mucho al ver a un tío tan feo con una chica tan celestial, pero resulta que le había engañado, como a otras inocentes:




"¡Soy Terry Pratchett, nena! ¿No lo ves?"




El libro tiene multitud de fans:
Hay guapas:

"Lo que hago para que me inviten a una copa..."



Guapos:





Elena Clemente, la traductora, se desespera. "¡Maldita sea, estarán enfermos!"





(Aunque no hay que fiar de los guapos...)





Creyendo que el autor no está mirando, los guapos revelan sus verdaderos intenciones




Lectores muy jóvenes:

"Sin vino no puedo soportar un tocho tan aburrido."





Lectores un poco inusuales:



"Olé olé Los Reyes me van a traer un Cleopatra!!"



Incluso hay analfabéticos que sólo quieren presumir poseyendo un Cleopatra:







Sólo hay dos problemillas. El primero es que el traductor de Pescador de demonios,Frank Schleper, se ha vuelto muy celoso:





Y el segundo es que el regalarle para las Navidades a todo el mundo un ¿Quién necesita a Cleopatra? se ha puesto tanto de modo que...

"Malditos Reyes! Que se les den en el triple c.......oooooo!"


Wednesday, 18 November 2009

CLEOPATRA VISITA ESPAÑA

¿Quién necesita a Cleopatra? ha salido a la venta hace un par de semanas (Casa de Libro, FNAC, etc.) Se puede encontrar información básica (el argumento, citas, etc.) en muchos sitios web, p.ej:
http://www.portal-cifi.com/scifi/content/view/3081/30/

También ha salido la primera reseña aquí:
http://eloymcebrian.blogspot.com/

Copio aquí el texto para los vagos y también porque el contemplar estas palabras me da una erección instantánea, justo cuando estaba empezando a perder esperanzas... Pero sale más bonito en la página web.

domingo 15 de noviembre de 2009

"¿QUIÉN NECESITA A CLEOPATRA?" UNA NOVELA DE STEVE REDWOOD

Steve Redwood Trad. Elena Clemente Grupo AJEC, 2009 ISBN: 978-84-96013-76-6 256 páginas

¿Qué libro escribiría Tom Sharpe si le diera por emular a H. G. Wells? Sería probablemente una historia sobre viajes en el tiempo, pero también una novela delirante, barroca, iconoclasta, irreverente, escatológica y a ratos incluso un poco obscena. Y, sobre todo, desternillante hasta la última carcajada. Con ¿Quién necesita a Cleopatra? Steve Redwood se revela como digno epígono de dos largas y brillantes tradiciones de la narrativa británica, la sátira humorística y la ciencia-ficción, y nos ofrece exactamente esa hipotética novela que acabamos de describir. El libro se publicó en el Reino Unido en el 2006 y ahora llega a nuestras librerías merced al sello del Grupo Editorial AJEC y con una cuidada traducción de Elena Clemente.

«N», inventor de un artefacto capaz de viajar hacia atrás en el tiempo, recibe en su mansión de Bristol la visita de tres exuberantes mujeres del futuro, «las damas de negro». A pesar de su aspecto peligroso, las visitantes se presentan como historiadoras y afirman que están aprovechando unas vacaciones para reunir información sobre los viajes temporales de N y de su compañero Bertie, que en el futuro distante del que ellas proceden se ha convertido en una leyenda. La parte central de la novela es la narración que N realiza de sus aventuras en una sucesión de épocas y lugares más o menos históricos, intercaladas con las inquietantes reacciones de las «damas» ante dichos relatos. Los viajes, que fueron financiados por una empresa llamada Chronotech, buscaban respuestas a una serie de enigmas históricos y pretendían reunir material para una serie de televisión. ¿Cuál fue la auténtica identidad de la Mona Lisa? ¿Qué extrañas circunstancias rodearon el asesinato del monje Rasputín? ¿De dónde salió la mujer con la que Caín perpetuó la raza humana? ¿Quién era en realidad el ángel que visitó a Joseph Smith, fundador de la religión mormona? ¿Qué provocó la crucifixión de Jesús? ¿Qué ocurrió verdaderamente en Roswell? Son aventuras que siempre encierran más de una sorpresa y que suelen tener finales aciagos, sobre todo para el desventurado Bertie, quien a menudo regresa con diferentes grados de quebranto físico, desde la simple mutilación hasta el total aplastamiento. Menos mal que el padre de Bertie, millonario y presidente de Chronotech, puede costear los tratamientos de resucitación y reconstrucción celular que le permiten su atolondrado hijo emprender una nueva aventura. ¿Y qué hay de la Cleopatra del título, auténtico mito sexual del «inventor» N? Mejor descúbranlo ustedes mismos. No me perdonaría el estropearles ese placer.

La pregunta que asalta al posible lector es si un género tan codificado como la ciencia-ficción, tan sujeto a las exigencias de sus fans, es capaz de incorporar el componente humorístico con buenos resultados. Podríamos invocar los conocidos ejemplos de Terry Pratchett (Mundodisco) o de Harry Harryson (Bill, héroe galáctico) para contestar afirmativamente. Pero me voy a remontar un poco más atrás, hasta nombres tan ilustres como Isaac Asimov y Fredric Brown, quienes no eludían en absoluto la comicidad en algunas de sus novelas y relatos más conocidos. Otra cuestión es si ¿Quién necesita a Cleopatra? se justifica como novela o no es más que una colección de situaciones cómicas, piezas de una broma monumental que el autor ha decidido encajarles a sus lectores. Aquí tengo que confesar algunos temores. Temo que Steve Redwood fuese capaz de venderle su alma al demonio por un buen chiste. Y bien pudiera ser que ya hubiera cerrado el trato, como venimos sospechando desde su anterior novela, El pescador de demonios (ed. El Tercer Nombre, 2008), cuyo protagonista no es otro que el mismísimo Lucifer embarcado en una desternillante versión alternativa de El paraíso perdido de John Milton. Con todo, cualquier duda se esfuma al cabo de los primeros minutos de lectura, cuando comprobamos que ¿Quién necesita a Cleopatra? es mucho más que un juguete cómico (aunque muy, muy cómico). Nos encontramos ante una historia bien construida que progresa con un ritmo trepidante y secuestra la atención del lector desde las primeras páginas, una historia habitada por un puñado de personajes absolutamente inolvidables: el taimado y oportunista N, con un sinfín de cosas que ocultar, el infeliz de Bertie, siempre al borde de la catástrofe y aquejado de un terrible problema de olor corporal, las misteriosas Shimmer, Shade y Shalom, sensuales y peligrosas como panteras prestas a saltar sobre su presa, Winnie, Mabel, María, el enigmático Moroni y su sorprendente participación en el incidente de Roswell, Leonardo, Rasputín y el mismísimo Jesús, que nos revelan aspectos insospechados de su personalidad, o la defensora galáctica Boudica Sunsinger, más tarde conocida como «La Abominátrix», que cobra pleno protagonismo en el fabuloso y desopilante desenlace. Éstos son los personajes principales de esta deliciosa farsa con envoltorio de novela de ciencia-ficción.

Volviendo al desenlace, echamos tal vez en falta que el autor se demore algo más en los capítulos finales del libro, donde (como en toda buena novela de viajes en el tiempo) se atan los cabos sueltos y se resuelven las paradojas. De hecho, los acontecimientos finales suponen un atractivo giro argumental que arroja luz sobre lo narrado anteriormente, pero a la vez introducen personajes y elementos nuevos de los que querríamos no tener que despedirnos de un modo tan abrupto. Este precipitado desenlace posee la virtud de cerrar la novela en un punto álgido, pero deja al lector con la miel en los labios. Nos queda la sospecha de si Redwood no estará urdiendo una continuación de las aventuras temporales de N y Bertie, y por ello ha decidido dejar a sus lectores con ganas de más. Tal vez la única criatura más maquiavélica que un novelista sea un novelista inglés.

En cualquier caso, la maestría de Steve Redwood como narrador es indiscutible, así como su talento para crear situaciones rebosantes de ingenio y comicidad. Pero no menos importante es que su experiencia en el oficio le haya enseñado la lección primordial de cualquier novelista, que no hay pecado mayor que el de aburrir a los lectores. ¿Quién necesita a Cleopatra? es entretenimiento en estado puro, pero también una pequeña obra maestra que no defraudará a los incondicionales de la ciencia-ficción, y que a buen seguro logrará que más de uno se incorpore a las filas de un género tan variado y fecundo como menospreciado en nuestro país.

¿Quién necesita a Pratchett cuando tenemos a Redwood?

Publicado por Eloy M. Cebrián en 22:43 0 comentarios

Monday, 16 November 2009

The difference between me and Dan Brown

Dan's house:




Steve's luxury chair;


Steve's luxury bedside tables:


Friday, 23 October 2009

Courtesy of the internationally famed Playgirl, Translator, and Scourge-of-savage-schoolchildren Elena Clemente.
You need sound on.

video

Sunday, 18 October 2009

BROKEN SYMMETRIES leads to bloodshed

Esther is happy. She has a copy of Steve's Pescador de demonios.


Angélica is happy. She has a copy of Steve's Broken Symmetries.

David is happy for the same reason.

As for Montse, she's ecstatic. She never expected to be so lucky.

Then her sister Rosalía stole it. But nemesis awaited her...

Terrible domestic violence! Oscar wants the book (naturally).




A picture is worth a thousand ships. After reading it, he gave it to Mónica to encourage early mental development...



At first, Mónica thought the book might be too difficult. But after reading it...